Asma: Aprende a identificarlo, síntomas y más

bronquiolos-con-y-sin-asmaEl asma es una enfermedad crónica, en donde se ve que las vías respiratorias son sensibles a cualquier sustancia capaz de desencadenar una reacción de este tipo, es decir, sensibles a alérgenos. Cuando las vías respiratorias de un niño se ven expuestas a determinados desencadenantes, estas se ven afectadas de cualquiera de estas formas:

El epitelio de las vías respiratorias se puede hinchar e inflamar, los músculos que están alrededor de las vías respiratorias se comprimen haciendo así que, aumente la producción de moco creando tapones de moco.

Estos son factores que provocan el estrechamiento de las vías respiratorias causando una dificultad  para la entrada y salida de aire en los pulmones. Es aquí cuando hay evidencia de los síntomas del asma.

 

Síntomas de asma comunes experimentados por niños:

Los síntomas más comunes del asma  pueden ser experimentados de distinta forma por cada niño, sin embargo, estos son:

Presencia de tos constante o intermitente, dificultad para respirar o disnea mientras que el niño esté jugando o esté ejercitándose.  La sibilancia es un pitido que se puede escuchar durante la exhalacion como un sonido agudo, puede presentarse presión en el pecho,dolor en la zona, fatiga y tos nocturna.

Aun sabiendo que estos son los síntomas más comunes se debe siempre consultar a su médico, puesto que estos síntomas también pueden asemejarse a los de otros trastornos o problemas médicos.

Si bien es cierto que el asma se puede desarrollar a cualquier edad, esto ocurre con mayor frecuencia en:

Niños y adolescentes entre 5 y 17 años, niños con antecedentes familiares de asma, niños que sean alérgicos y niños que están expuestos, ya sea en sus hogares u otros lugares, al humo del tabaco.niños-con-asma

Entonces, el ataque de asma se produce en los conductos que transportan el aire a los pulmones, es decir, en las vías respiratorias. Mientras el aire va pasando por los pulmones, estas vías respiratorias, se van haciendo cada vez más pequeñas, casi como el mismo efecto que hacen las ramas de un árbol al alejarse de su tronco. Durante el ataque de asma, las membranas que recurres estas vías, en los pulmones, se inflaman, haciendo así que las vías respiratorias se encojan. Además el cuerpo produce una mucosa que obstruye las vías respiratorias cada vez más y así impide la salida y la entrada del aire en los pulmones. Estos ataque son llamados episodios, y pueden traer consigo, tos, presión, sibilancias y por supuesto las dificultades respiratorias.

Como se dijo anteriormente, un ataque de asma o episodio, puede ser causado por la exposición del individuo a un agente del ambiente como ácaros, polvo doméstico y el humo del tabaco, son algunos factores desencadenantes del asma.

Durante un episodio de asma ocurre lo siguiente:

Las vías respiratorias y los pulmones reaccionan en exceso a los desencadenantes provocando así, una hinchazón e inflamación del epitelio de las vías, se comprimen los músculos que rodean las vías, se aumenta la producción de moco, se dificulta mucho la respiración llegando a ser, en algunos caso, un poco dolorosa, se produce mucha tos, y sibilancia. La sibilancia es producida por la corriente de aire que pasa por las estrechas vías respiratorias.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Comenta

Email
Print