Obesidad infantil

La obesidad en términos generales es la acumulación excesiva de grasa corporal, especialmente en el tejido adiposo, y que se puede percibir por el aumento del peso corporal cuando alcanza 20% a más del peso ideal según la edad, la estatura  y sexo.

Hoy en día la obesidad constituye una pandemia que afecta a los diferentes grupos etarios, sin límites en relación con la raza o el sexo. Es un trastorno multifactorial en cuya etiopatogenia están implicados factores genéticos, metabólicos, psicosociales y ambientales.

Muchas de nuestras familias piensan que el tener un hijo panzoncito, mofletudo, y lleno de pliegues es todo un logro, una señal de que el niño está bien, que está fuerte y lleno de salud. Pero los expertos en nutrición infantil no piensan igual. Ellos aseguran que estas familias están equivocadas. Lo que realmente importa no es que el niño esté gordo o delgado sino que el niño esté sano. En la última Jornada Nacional sobre Obesidad y Factores de Riesgo Cardiovascular, realizada en Madrid, España, se diagnosticó la obesidad infantil como una enfermedad emergente. Entendiéndose como enfermedad emergente aquella que cuya incidencia se ha incrementado desde las pasadas dos décadas o amenaza incrementarse en un futuro.

De esto sabemos que la obesidad se ha incrementado de forma alarmante, si bien el sobrepeso y la obesidad tiempo atrás eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, actualmente ambos trastornos están aumentando en los países de ingresos bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos, es el principal problema de malnutrición y es una enfermedad que se ha visto aumentada notoriamente en la población infantil.

La OMS dice que en el año 2010, alrededor de 43 millones de niños menores de cinco años de edad tenían sobrepeso. En los países en desarrollo están viviendo cerca de 35 millones de niños con sobrepeso, mientras que en los países desarrollados esa cifra es de 8 millones, esta misma incidencia se describe en la edad adulta, lo que hace pensar que los niños obesos serán adultos obesos, arrastrando consigo los problemas de salud propios de la obesidad como lo son la enfermedad cardiovascular en el adulto, la hipertensión, diabetes, la hipercolesterolemia, junto a las enfermedades mentales como la depresión, ansiedad, baja autoestima, hasta llegar a la muerte.

En el plano mundial, el sobrepeso y la obesidad están relacionados con un mayor número de defunciones que la insuficiencia ponderal. Por ejemplo, el 65% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas que la insuficiencia ponderal (estos países incluyen a todos los de ingresos altos y la mayoría de los de ingresos medianos).

Calcula el peso ideal de tu niño

Para calcular el peso ideal de un niño entre 2 y 5 años de edad, de forma  aproximada, hay que multiplicar la edad en años por dos más ocho.

Aquí te damos un ejemplo:
Si tienes un niño con sobrepeso u obesidad no es tarde para ayudarlo , recuerda que de tu ayuda depende que el no se convierta en un adulto obeso y que arrastre  consigo los problemas de salud propios de esa enfermedad .Para saber cuánto debe pesar, en media, un niño de cinco años, multiplica la edad (5) por 2 y suma 8. Es decir, 5 x 2 + 8 = 18 kg. Este método no es exacto. Se trata de dar una idea. Lo más recomendable es consultar y considerar lo que diga el pediatra del niño.

Si tienes un niño con sobrepeso u obesidad no es tarde para ayudarlo, recuerda que de tu ayuda depende que él no se convierta en un adulto obeso y arrastre consigo todos los problemas de salud producto de esa enfermedad.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Comenta

Email
Print