Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

trastorno obsesivo compulsivoEl trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno psiquiátrico catalogado entre los conocidos como trastornos de ansiedad.  Este es un trastorno que no parece discriminar edad ni sexo según las estadísticas y es una de las enfermedades psiquiátricas más comunes del mundo.

El trastorno consiste en dos partes que se complementan y que crean el círculo vicioso que aumenta a medida que pasa el tiempo, básicamente consiste en una obsesión y una compulsión, es decir, una idea recurrente que resulta extremadamente desagradable y una acción repetitiva o “ritual” que pretende disminuir la ansiedad causada por la primera. El incremento excesivo de los síntomas del TOC pueden hacerle perder mucho tiempo de su día a día en rutinas repetitivas, interrumpir o interferir con la vida diaria del paciente e incluso causarle un gran malestar y depresión al mismo pues él es totalmente consciente de su comportamiento anormal.

Las obsesiones y compulsiones pueden ser de diversas naturalezas, incluyendo aspectos como el hecho de que sean algo físicos o meramente imaginarios. A pesar

de esto, ciertamente podemos dividir a los que sufren esta enfermedad en algunos de los más vistos y conocidos.

Algunas clases del trastorno obsesivo compulsivo:

  • Limpiadores: son personas obsesionadas con la idea de que todo puede estar lleno de gérmenes, al punto de necesitar limpiar sus cosas compulsivamente varias veces en un mismo día, o lavarse las manos luego de tocar cosas que podrían estar infectadas o sucias como periódicos, dinero o hasta pasamanos públicos, por ejemplo. La única forma de calmar la ansiedad que le causa la idea de enfermarse, de no poder desinfectar lo suficiente, es precisamente hacer lo imposible por mantener todo lo más limpio posible, así tenga que limpiar una misma superficie tres o cuatro veces al día.
  • Ordenadores: son aquellas personas que necesitan que todas las cosas sigan un cierto orden, que en muchos casos llega a ser lo suficientemente rígido como para exigir una distribución simétrica de los objetos en cierto lugar, o cantidades pares de tal o cual cosa. La ansiedad que les produce el desorden se calma ordenando la zona que necesite ser ordenada bajo sus estrictos parámetros.
  • Verificadores: son gente obsesionada con la idea de que un descuido tonto puede llevar a una terrible catástrofe. Con la intención de prevenir estos desastres que podrían atentar contra su vida o la de sus seres queridos, gastan una inmensa cantidad de tiempo en revisar cosas como llaves de agua o gas, cerraduras de puertas, gavetas, etc. Todo con el fin último de prevenir la gran catástrofe que puede ocurrir en cualquier momento. En su gran afán pueden llegar a verificar varias veces si cerraron una misma llave de gas, o si la cerradura de una puerta está bien cerrada antes de irse a dormir, por ejemplo.
  • Repetidores: son aquellas personas que por diversos motivos deciden realizar acciones repetitivas muchas veces sin ningún sentido aparente, cosas como contar las cosas que ven, no pisar líneas en el piso, entre otras tantas. No realizar las repeticiones les causa una gran ansiedad.

Estos cuatro tipos de TOC son quizás los más vistos incluso en la televisión y el cine, aunque existen muchos otros como los acumuladores, los perfeccionistas, los numerales, entre otros tantos.

El TOC actualmente es una enfermedad tratable a través de fármacos o a través de una terapia conductual, todo dependiendo del grado de importancia de los síntomas que presente el paciente a la hora del diagnóstico del psiquiatra. El caso de los fármacos es algo relativamente nuevo pues se ha descubierto que algunos antidepresivos funcionan para el manejo de la ansiedad y la depresión que presentan algunos pacientes.

Existen otros tipos de trastornos, como lo es el trastorno de personalidad múltiple, conoce mas de ello en nuestro sitio!.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Comenta

Email
Print